Sintetizadores - Guía para elegir el mas adecuado

Publicado en por Cristian Baires Rocks

Sintetizadores - Guía para elegir el mas adecuado

Analógico vs. digital

Los primeros sintetizadores fueron, obviamente, completamente analógicos y dotados de osciladores de voltaje variable, filtro y amplificador integrado. En los sistemas modulares (que se popularizo gracias a Emerson Lake & Palmer), por ejemplo, los componentes individuales venían cableados entre ellos para obtener el sonido a pesar de que ya estaban en el mercado, aunque en cantidades menores respecto a las décadas sucesivas, sintetizadores compactos y todo-en-uno. Los primeros sintetizadores analógicos tenían algunas desventajas como los sonidos poco ‘estables’ y la ausencia de una memoria interna para conservar los sonidos generados y recuperarlos con facilidad.  También era muy difícil imitar el sonido de otros instrumentos de un modo convincente; a excepción de algunos modelos muy caros fabricados entre los años ’70 y ’80, casi todos los sintetizadores de la época eran monofónicos. Por este otro motivo los sintetizadores analógicos empezaron a quedarse anquilosados y apartados, y triunfaron los primeros sintetizadores digitales durante los primeros años80, mandando al paro ha muchos fabricantes de sintetizadores analógicos (actualmente tan aclamados). Desde hace pocos años estamos viviendo un revival de los sintetizadores analógicos que ha llevado a muchos fabricantes a plantearse volver a producir: hoy en día existe una amplia gama de sintetizadores analógicos (modular).


Con la llegada de los primeros sintetizadores digitales, a principios de los años ‘80, la tecnología analógica fue en desuso. El Yamaha DX7, uno de los sintetizadores más vendidos de todos los tiempos, fue el primero en ofrecer memoria interna, polifonía y sonido «autentico». El DX7 trabajaba basándose en la sintesis FM, basada en la modulación de varios osciladores sinusoidales y ha acabado por plasmar el sonido de los años ’80 como ningún otro instrumento.

Durante la segunda mitad de los años ’80 nace un tipo de sintetizador digital totalmente innovador, basado en la técnica del sampling. El sonido, de hecho, se basaba en la grabación real de instrumentos como el piano, los instrumentos de arco o la guitarra. Este nuevo «realismo» sonoro llego en aquel momento a puntos impensables, llegando a reproducir fielmente aquellos instrumentos acústicos. Hoy en día los sintetizadores basados en el sampling se pueden encontrar en muchas variantes. Si buscas un sintetizador lo más fiel posible al sonido de un instrumento real, la categoría ideal sería un sinte basado en sampleo.

Una tercera tipología de sintetizadores, que se hizo popular a final de los años ’90 cuando la potencia de cálculo en campo informático y tecnológico era ya notable, son los considerados «Virtual Analógicos». En modelos de sampleo físico, los instrumentos basados en el movimiento mecánico oscilante (dotado de diafragma o cuerda) , estimuladores como el «clap» de las manos, el ruido del viento o disparos simulados digitalmente. Basándose en el mismo principio viene generado un sonido analógico «virtual» en el cual el comportamiento analógico y la respuesta de la circulación eléctrica viene simulada con una aproximación muy cercana a la perfección. El sonido no se genera en base a una grabación pre-existente sino que viene calculada y generada en tiempo real.

 


Workstations y Sintetizadores «todo-en-uno” digital

Si estás buscando un instrumento que pueda imitar la mayor cantidad de instrumentos musicales posibles de un modo convincente esta es la categoría de sintes que estabas buscando.  Estos instrumentos generan sus propios sonidos partiendo de una base (expansible en algunos modelos de alta gama) de muestras pre-grabadas diseñado para imitar varios instrumentos.   La mayor parte de productos de esta categoría son multitimbre y pueden reproducir varios sonidos a la vez. Esto permite «dividir» (split) el teclado en base a la zona / octava y asignar diferentes sonidos, alternativamente, permite asignar múltiples sonidos a las mismas teclas. Los sintetizadores de este tipo están disponibles en diferentes variantes respecto a la cantidad de teclas (y octavas): 61, 73/76 y 88. Por lo general este productos dispone de una gran cantidad de efectos integrados para utilizar libremente.

Además de la parte «synth» y los efectos, la considerada «workstation» suele venir dotada de un secuenciador más o menos completo para poder grabar MIDI en multi-pista y con características que nos centra en los DAW.

Algunas workstation de gama alta como el Korg KRONOS y el Yamaha MONTAGE tienen muestras pre-grabadas y metodos de generación de sonido alternativo como el algoritmo «Virtual Analógico», la emulación Drawbar o el FM.


Sintetizadores «Virtual Analógico»

Durante los años ’90 el deseo de tener un sonido sintetizado más presente, auténtico y predominante y las limitaciones de las workstations basados en samples:  estaba naciendo el techno, el house y el hip-hop. El problema en aquel punto residía en el hecho de que los sintetizadores analógicos de los años ’70 iban acumulando polvo, convirtiéndose progresivamente en piezas de colección y presentando obviamente, todas las limitaciones técnicas presentes hace tres décadas (no MIDI, sin espacio para memoria). Con los avances tecnológicos y la mejora DSP los productores empezaron a imitar los circuitos de sintetizadores analógicos directamente en sus sintetizadores digitales: de ahí surgió lo que llamamos  «Virtual Analógico«. A diferencia de las workstations, este tipo de sintetizadores digitales no se basaban en su muestreos per-grabados y samples, dejando la potencia de calculo a dedicarse exclusivamente a la simulación, tramite de algoritmos, en el modo más fiel posible del sonido de los sintetizadores analógicos tanto amados y deseados.

El interés en la tecnología «Virtual Analógica» ha empezado a decaer con la introducción de sintetizadores analógicos «reales» asequibles a cualquier precio. A expensas de que el mercado ofrece diferentes modelos todos interesantes y con el paso del tiempo, son capaces de ofrecer una experiencia de sonido analógica y la ventaja de la tecnología moderna como la polifonía, la flexibilidad de sonido, la gran cantidad de memoria a disposición de la interfaz MIDI y USB. El Korg microKorg, el sintetizador más vendido del mundo durante décadas, pertenece a esta categoría y hace poco ha sido objeto de re diseño con el nuevo microKORG S.


El revival de lo analógico

Durante los años 2000 los «Virtual Analógico» parecía que era la tecnología del futuro, durante los últimos años de esta década ha habido un verdadero regreso a lo analógico.  A raíz de este revival Korg genero un movimiento comercial estupendo demostrando que se puede ofrecer sintetizadores analógicos de nivel a precios accesibles: el binomio analógico=caro es algo del pasado. Gracias al reciente desarrollo tecnológico y la inteligente combinación de analógico y digital, los sintetizadores analógicos disponibles hoy en el mercado con todos los «puntos débiles» que presentaban sus antepasados de los años ’60 y ’70. A menudo (¡pero no siempre!) ofrecen una memoria interna para guardar sonidos y presets y los osciladores son mucho más estables. Un sintetizador analógico moderno y construido de manera totalmente analógica, dejando espacio para una pequeña parte de componentes digitales en relación con el control del sinte en si mismo (sobretodo para conexiones MIDI o USB).

Los sintetizadores analógicos difieren mucho de las workstations digitales no tanto en la reproducción de instrumentos sino en la producción del sonido sintetizado que es única. Muchas personas están convencidas del hecho de que los sintetizadores analógicos, a parte de características, son siempre más organico, con cuerpo y «mejores» que los digitales: se trata de un campo muy amplio y cada músico puede dar su propia libre interpretación y conclusión.  Lo que nadie pone en duda es la extrema difusión y «regreso» de los sonidos analógicos durante los últimos años, algo posible gracias a la barrera de los altos precios que se echó abajo, haciendo accesibles todos aquellos instrumentos inaccesibles unas décadas atrás.

La calidad y capacidad del sintetizador analógico es difícil de medir con un criterio constante. Para el resultado final del  sonido es determinante la modalidad de construcción de circuitos individuales y come estos están cableados o conectados.  Por otra parte, el modo en el que se use el sintetizador es determinante para el resultado final. Por ese motivo, un sintetizador con tres osciladores no es siempre por fuerza mejor que uno que solo posee dos. Cada sinte analógico tiene sus propias características con sus propios puntos débiles y fuertes.

Durante el proceso de compra de un sinte analógico la prima pregunta que nos hemos de hacer es: ¿quiero un instrumento monofónico o polifónico? Actualmente todavía hay muchos sintes monofónicos capaces de producir una nota a la vez. Esto se debe a la falta de implementación de tecnología necesaria, ya que la polifonía en un instrumento analógico es muy cara (a diferencia de la contraparte digital). Además, los sintes monofónicos deben existir cuando son utilizados en momentos de precisión de una sola nota, aconsejable y casi obligatorio, para sonidos como el bajo o el lead. Los sintetizadores polifónicos se adaptan mucho más al sonido texturizado  (Pads) como a los acordes, coros y cuerdas.


Sintetizadores analógicos monofónicos

Entrar en el mundo de los sintetizadores analógicos ya no es algo traumático como hace algún tiempo. El Korg monotron, sintetizador portátil con una enorme influencia en el mercado de los sintes analógicos a buen precio, cuesta menos de 50 euro. Otros sintes analógicos «de bien tamaño» están disponibles a precios ligeramente superior y a veces realmente sorprendentes de lo bien que pueden sonar por un precio tan competitivo.

 


Sintetizadores analógicos polifónicos

Más allá de la bajada de precios drástica respecto a la edad de oro de los sintes (años ’70), la diferencia de precios es prácticamente nula entre los monofónicos y los polifónicos. Esto, como ya hemos explicado, depende en gran parte de los componentes necesarios para crear un sinte analógico capaz de tocar más de una nota a la vez (polifónica). En los sintes digitales este extra no existe, porqué todo viene a cargo del procesador. Sin embargo los precios han bajado mucho y varios fabricantes como Korg y Yamaha ofrecen sintetizadores polifónicos a precios relativamente competitivos.

Asesoramiento Personalizado
Garantía Oficial
Compra Segura
Servicio al Cliente
You have successfully subscribed!